Hechos 9: 1-25

La palabra cuenta que Ananías tenía miedo de ir a cumplir lo que el Señor le pedía, el pedido era ir a orar por Pablo (Asesino de cristianos), que estaba ciego por tres días después de recibir el llamado del Señor en el camino a Damasco.

El Señor persuade a Ananías para que lo haga, porque sabía los planes y propósito que tenía con Pablo. Ananías fue, se cumplió el milagro a través de él, pues Pablo recuperó la vista, para seguir su camino.

La Biblia dice que Dios no hace acepción de personas, esto significa que ÉL tiene un plan para cada uno, y no está en nosotros decidir a quien si o a quién no le predicamos o le hacemos el bien.


Dios tenía un plan maravilloso para la vida de Pablo, pero usó a Ananias para que recupere la vista y comience su ministerio. Al momento que predicas o muestras el mensaje de Salvación tu no sabes si tal vez estás hablando con un futuro pastor, evangelista o ministro.

Aunque digas no Señor en él no veo nada bueno, tal vez sea un asesino al igual que Pablo , sólo recuerda que el único que ve y conoce el corazón del hombre es Dios y de lo vil y menospreciado saca Dios para callar a los sabios.

Simplemente predica a tiempo y fuera de tiempo a todo el mundo y en todo lugar.

Puedes compartir este contenido: