Hay mucha gente y por ende religiones “sectas” que ponen un montón de requisitos para ser salvos, o dicen que el sacrificio de Cristo en la cruz no es suficiente y es necesario las obras para lograrlo. Otras dicen que tal sacrificio no tiene validez para nosotros y que tenemos que seguir reencarnando hasta alcanzar la perfección.

También hay gente que dice que al dejar de pensar en los malos recuerdos somos salvos o que necesitamos la bendición de tal dios o sacerdote o secta religiosa. Pero si nos diéramos un tiempo para escudriñar a fondo las escrituras, descubriríamos la verdad.

Juan 5:24 – 25 y Juan 1:12 nos muestran el camino a la vida eterna y nos muestran el camino a la Salvación. El primer paso es oír la voz de Jesús . El segundo paso es creer en Dios y recibir y aceptar a Jesús como tú Salvador.

La palabra dice que estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, pero está muerte es espiritual, al escuchar y aceptar la voz de Jesús en nuestras vidas pasamos de muerte a vida espiritual y por este motivo eterna.

Lo que vemos ahora es pasajero, es un abrir y cerrar de ojos. Lo que verdaderamente importa es lo eterno y a donde iré después de dejar este cuerpo. Cuando te digan que para ser salvo debes hacer esto y aquello, también este otro y no te olvides de dar esto, ahhhh y también eso… ten cuidado, tal vez te quieren robar tus bienes y peor aún tu tiempo para que al final te des cuenta que vivías en un engaño.

Solamente cree, recibe y acepta a Jesús como Salvador y lo demás poco a poco se va dando, ya que ahora Jesús va ser el timón de tu vida.

El único boleto a la salvación y vida eterna, es una decisión que salga de tu corazón, lo demás no te alcanza y no tiene validez a pesar del valor que en este mundo pueda tener.

Puedes compartir este contenido: