La palabra cuenta que estaban dos hombres en el templo orando, el uno era fariseo y el otro publicano. El primero oraba de pie en voz alta criticando al segundo y mostrando lo ¨bueno y obediente¨ que era, el segundo no quería ni levantar los ojos al cielo, reconociendo que es un pecador y que ha recibido el favor de DIOS.
(Lucas 14:9-18)

Esto lo dijo porque habían unos hombres que confiaban en si mismos, menospreciando a otros, al final el relato les dijo: Porque cualquiera que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido. (Lucas 14:18)

La palabra nos manda a orar con humildad, llegar al Padre con reverencia, reconociendo nuestras faltas, reconociendo el favor diario que recibimos de EL, el fariseo hacía cosas para que lo vean, oraba fuertemente y caminaba por el templo para que todo el mundo que pase cerca de el, mire lo que aparentaba ser.

La Biblia dice que nadie tenga mas alto concepto de si del que deba tener.(Romanos 12:3) Esto significa que debemos reconocer lo pecadores que somos, debemos reconocer del lodo que DIOS nos rescato, debemos saber y reconocer que todo lo que somos o lleguemos a ser es por Cristo, es por su amor derramado en la cruz.

Es porque EL en su soberanía decidió escogernos para servirlo, decidió que alguien vaya al lodo donde estábamos y nos muestre el Plan de Salvación. Cristo decía Yo no vine para servido sino para servir (Mateo 20:28).

Cristo al venir a la tierra no se olvido de la posición y autoridad como DIOS que tenía (Filipenses 2:5-8) , mas bien utilizo esa autoridad y posición para hacer el bien a otros dando su vida entera en una cruz por todos para salvarnos.

Y como dice la palabra el que se humilla, será enaltecido, ahora su nombre es sobre todo nombre, en su nombre toda rodilla se dobla en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra. Y para la Gloria de DIOS confesamos que Jesús es el Señor. (Filipenses 2:9-11)

Jesús el mayor ejemplo de humildad y servicio. Está mañana te invito a que sigamos su ejemplo, sin importar el nivel de autoridad o cargo ministerial que tengamos en nuestra congregación. Simplemente seamos como El, humildes y utilicemos lo que se nos a dado por gracia y amor para el bien de otros.

Puedes compartir este contenido: