Hoy en la mañana quería hacer una llamada, hoy en la mañana tenía la necesidad de comunicarme con alguien, cogí mi teléfono y me salió uno de los mensaje más tristes que uno puede escuchar.

Su línea ha sido suspendida por falta de pago, recordé que la fecha de corte del plan se me había pasado, yo no me había dado cuenta que ese pago no lo hice; tal vez por olvidadizo o tal vez porque no tenía dinero. Los motivos pueden ser variados, pero el fin es el mismo, no podía comunicarme.

A pesar de que tenía un teléfono mi descuido no permitió que pueda hacer mi llamada. Imagínate que esa llamada hubiese sido una llamada de auxilio, una llamada tan importante que de ella dependía mi vida.

Esto me llevó a pensar que muchas veces nos queremos comunicar con Dios, que hay días que estamos en la necesidad de comunicarnos con papá, pero a pesar de tener voz, manos, poner alabanzas, saber el concepto de la oración y demás; no podemos hacerlo, algo nos falta y eso si es triste porque la línea directa con el creador se ha perdido.

 Si nos ponemos a pensar el por qué, las razones pueden ser muchas, pero una de ellas es que nuestras actividades diarias, nuestro activismo nos hizo olvidar de pagar el precio, el precio de la comunicación con papá.

Sabemos que Él esta ahí, sabemos que Dios está a una oración de distancia, pero está en nosotros tomar ese privilegio de comunicarnos con Él.

Sabes, algo que he aprendido es que el enemigo  quiere cortar tu comunicación con tu Creador, él busca llenarte de actividades para que te olvides de tu devoción diaria, él busca que tú pierdas tu línea de conexión directa con tu salvador.

La palabra dice en: 1 Pedro 5:8 (RVR1960)

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;


Ora, lee la palabra, medita de día y de noche en ella, haz tu devocional. La palabra dice resistir al diablo y el huirá de vosotros (Santiago 4:7). Recuerda, Dios está siempre para ti, Él busca y anhela comunicarse contigo, con Él no necesitas tener saldo, solo necesitas un corazón dispuesto a tener una relación diaria de amor y amistad. 

Hoy te invito a conversar con papá, te invito a que cierres todo y vuelvas a conectar tu línea con tu creador.

Puedes compartir este contenido: