Esta mañana yendo a la palabra, Dios habló a mi vida diciendo Danny; tu vida, tus sueños cumplidos, tus metas realizadas, los anhelos que tienes; dependen de una palabra que salga de mi boca, de una palabra que abra puertas, de una palabra que cambie situaciones, de una palabra que haga que todo sea diferente.

Tal vez pienses que muchas cosas ya no se pueden cumplir, que ya pasó mucho tiempo. Que tal vez ya es tarde para recibirlo o hacerlo. Pero recuerda que al siervo de un centurión que estaba muy enfermo, lo sané, por la fe de su amo, y al hijo muerto de una mujer solitaria le devolví la vida para que hable de mi.

Soy todo poderoso, no hay nada que no pueda hacer, solo ten fe, trabaja y confía en mi, que YO a su tiempo lo haré. Pon toda tu vida en mi, que yo tengo el control; sigo probando tu fe.

He puesto mis ojos en ti, te he preparado para buenas obras, te he puesto en la tierra para que seas de bendición, solo te pido que confíes en lo que voy a hacer, que te levantes y sigas luchando por que voy de tu mano a lograr lo que tengo para ti.

Lucas 7: 1-17

Todo depende de una palabra que salga de su boca

Puedes compartir este contenido: